lunes, 27 de junio de 2011

La oración de la rana, de Anthony de Mello

Os dejo hoy trascrita "La oración de la rana" de Anthony de Mello

Una mujer estaba agonizando. De pronto tuvo la sensación de que era llevada al cielo y presentada ante el Tribunal.
- ¿Quién eres? - dijo una Voz.
- Soy la mujer del alcalde - respondió ella.
- Te he preguntado quién eres, no con quién estás casada.
- Soy la madre de cuatro hijos.
- Te he preguntado quién eres, no cuántos hijos tienes.
- Soy una maestra de escuela.
- Te he preguntado quién eres, no cuál es tu profesión.
Y así sucesivamente. Respondiera lo que respondiera, no parecía dar una respuesta satisfactoria a la pregunta ¿quién eres?
- Soy una cristiana.
- No he preguntado cuál es tu religión, sino ¿quién eres?
No consiguió pasar el examen y fue enviada nuevamente a la tierra. Cuando se recuperó de su enfermedad, tomó la determinación de averiguar quién era. Y todo fue diferente.


Tu obligaicón es ser.
No ser un personaje, ni ser esto
o lo de más allá,
sino simplemente ser.


Anthony de Mello, La oración de la rana.

¿Por qué nos resulta tan difícil conocer quiénes somos nosotros mismos y nos contentamos con conocer la parte superficial?

2 comentarios:

  1. Este cuento se le atribuye al padre Jesuita Francisco Javier, de la parroquia San Jose Obrero de Mello, quien al parecer se la envió al padre Mello. Vaya usted a saber si es verdad. Si así lo fuese podríamos citarlo en nuestra bibliografía sin los problemas que acarrea citar al padre De Mello, vetado por un especie de nueva inquisición o Congregación para la Defensa de la fe, del entonces Cardenal Ratzinger.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ángel. Gracias por tu comentario. De ser cierto lo que dices, se debería cambiar el nombre. Como lamentablemente no lo puedo verificar, lo mantengo tal como está. Independientemente de quién lo escribiese, creo que nos debemos quedar con el aprendizaje que nos puede aportar la historia.

    Un saludo, Mónica

    ResponderEliminar