jueves, 25 de noviembre de 2010

Conócete a ti mismo para liderar mejor

El título indica que cada uno de nosotros debe incrementar la percepción de uno mismo, conociendo sus fortalezas y sus áreas de desarrollo.

Si quieres lanzar algo al mercado primero de todo haces un análisis DAFO (Debilidades-Amenazas-Fortalezas-Oportunidades). Pues ahora imagina que lo que quieres lanzar al mercado y que debe comprar el equipo que gestionas (aunque también es aplicable en la vida personal) es tu valor más preciado... ¡Tú mismo!

¿Por qué no haces un DAFO de ti mismo?

Empieza por recoger tu propia percepción. Haz ese análisis, y anótalo. Es importante reflexionar y dejarlo por escrito. Piensa en ti como persona y en ti como líder y gestor. Son dos apartados diferentes de nuestra persona. Puedes ser una fantástica persona, pero un líder mediocre o a la inversa, una persona anodina, pero un líder carismático en tu puesto de trabajo.

Una vez tengas esa primera fase, pregúntate, ¿los demás me ven del mismo modo que yo me veo?

Ya he comentado en algún post anterior que no siempre estamos acertados en cómo nos vemos a nosotros mismos. A veces porque somos demasiado benévolos, otras por demasiado críticos. Depende mucho de cómo seamos cada uno de nosotros (¡anótalo en tu DAFO, debes tenerlo en cuenta!).

Segundo paso, ¡arriésgate! Pide que otros te digan cómo te ven. Te será de gran ayuda por dos motivos. Por una parte porque te ayudará a abrir los ojos (y ser más o menos crítico contigo de lo que eres actualmente) y segundo porque en el fondo si estamos gestionando, liderando, interactuando con gente importa más cómo nos ven los demás que cómo nos vemos nosotros mismos.

Busca opiniones variadas, de tus jefes, tus colaboradores, tus colegas. Cada uno de ellos te aportará un punto de vista distinto, porque te comportas de forma diferente en función de con quién interaccionas. Son los denominados análisis 360º.

Este análisis lo puedes hacer tú mismo, pero algunas empresas tienen contratadas firmas especializadas que cuentan con cuestionarios y herramientas para llevar a cabo un análisis detallado en función de todas las respuestas (tuyas y de los demás).

Lo importante es, con toda esta información, conocerte a ti mismo y comprobar las diferencias que hay entre cómo te ves tú y cómo te ven los demás.

En el próximo post analizaremos más en detalle qué tipo de información nos suelen ofrecer estos análisis especializados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario