lunes, 22 de noviembre de 2010

¿Por qué cambiar nuestra forma de gestión?

Cuando hablamos de gestión, nos vamos a referir a varios temas, la gestión individual de las personas, la gestión del equipo como un todo y la gestión del rendimiento / desempeño de esas personas y ese equipo. Con los dos primeros tipos, también empujaremos el tercero, es decir, si somos capaces de gestionar las personas y el equipo con el que trabajamos lograremos incrementar el rendimiento del mismo, por lo menos a largo plazo (para eso lo hacemos ¿no?).

Es cierto que introducir una nueva forma de gestión puede tener su impacto negativo a corto plazo, pero está claro que el objetivo es obtener beneficios a largo. El "si algo funciona no lo toques" no lo vamos a contemplar. Me voy a centrar en "si algo puede funcionar mejor de lo que ya lo hace, apuesta por ello". Y sobretodo, teniendo en cuenta que en el post anterior mencioné que el primer paso debe ser conocernos a nosotros mismos, mi apuesta es "como yo quiero mejorar, voy a cambiar".

Esta evolución "a mejor" nos la podemos plantear en cualquier aspecto de nuestra vida y tiene especial sentido cuando gestionamos y lideramos a otras personas (sea en nuestro ámbito profesional o incluso en el ámbito personal, por ejemplo con nuestros propios hijos) puesto que no solo tiene impacto en nosotros mismos sino también en los demás.

En mi caso particular, y centrándome en el ámbito profesional, después de varios años gestionando equipos reducidos de personas, llegué a la conclusión que tenía un estilo de gestión muy directivo (ya hablaremos más adelante de qué significa tener un estilo directivo) y decidí que quería empezar a aplicar un estilo más orientado al coaching. Cuál fue mi sorpresa, cuando mi propio coach me hizo ver que mi estilo era bastante menos directivo de lo que yo pensaba (empecé a conocerme mejor a mi misma) y que llevaba ya tiempo aplicando técnicas de coaching sin ser consciente de ello.

¿Habéis tenido vosotros sorpresas de este tipo? ¿os habéis dado cuenta en algún momento que no os conocéis tanto a vosotros mismos como pensábais?

En próximos posts seguiremos hablando del tema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario