jueves, 16 de diciembre de 2010

Más allá del trabajo en equipo

Desde hace algún tiempo se dice que los managers tienen que combinar el talento y las habilidades de las personas con las que cuenta para conseguir sinergias que porporcionen equipos de alto rendimiento.

Las estructuras jerárquicas van a tener cada vez menos importancia. El conocimiento o la compentencia no pueden ser "propiedad" de unas pocas personas en una empresa ya que los retos a los que se enfrentan son cada vez más complejos y requieren de la participación de más personas con puntos de vista difenrentes.

Algunos de los beneficios del trabajo en equipo son:
  • Poder abordar y completar proyectos de gran escala. Muchos proyectos son demasiado complejos para que los aborde una única persona. Es importante trabajar en equipo.
  • Desarrollar más y mejores soluciones. Cuatro ojos ven más que dos y cuando varias personas abordan un problema, la diferencia de perspectivas puede enriquecer las soluciones.
  • Ampliar la red de contactos. Trabajar en equipo nos permite interaccionar más con las personas que tenemos a nuestro alrededor.

El chiste dice que "Lo importante no es saber, sino tener el teléfono del que sabe". Esto es conocimiento colectivo. A ello yo añado que además de tener el teléfono del que sabe es importante que esté en tu red de contactos para que pueda colaborar contigo y ayudarte a resolver tu problema. Y esa red de contactos hay que alimentarla constantemente.

¡Propongo ir más allá de la cultura de equipos!. Los equipos han sido el vehículo para mover las organizaciones hasta hoy, porque dentro de un equipo que estuviese bien entranado se obtenían mejores resultados, se adquiría competencia más rápidamente y se conseguía implantar cambios de forma más fácil que en las estructuras tradicionales.

Pero, ¿por qué debemos limitarnos al equipo que tenemos en nuestra organización? La colaboración cross-organizacional puede multiplicar considerablemente los efectos del trabajo en equipo.

Está claro que dentro de una organización hay que preservar cierta competencia y habilidades para mantener tu posición en el mercado, pero se puede llegar a acuerdos con otras (formalizar la red de contactos) de modo que igual que las personas en una red social "colaboran" también lo puedan hacer las empresas.

Aunque parece que estoy hablando de una utopía, la Innovación abierta (Open Innovation en terminología anglosajona) es un ejemplo de ello.

5 comentarios:

  1. Trabajar en equipo además mejora la innovación por a) la multiplicación de ideas y b) el ánimo de otros para llevarlas a cabo.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo Carlos, pero mi pregunta es ¿hace falta que todos pertenezcan al mismo equipo?
    De hecho, cuando yo plateo una sesión de brainstorming para generar ideas, siempre intento incluir un porcentaje de personas que no sean del equipo. El objetivo es tener en la sesión perfiles diferentes y conseguir que realmente se produzca ese factor multiplicador que mencionas y evitar un efecto de "group thinking", o que el equipo acabe pensando en las mismas ideas, cosa que puede suceder con relativa facilidad si previamente ya comparten ideas.

    ResponderEliminar
  3. Por supuesto, lo óptimo sería además que los equipos fusen multidisciplinares y que hubiese cierta rotación.
    Esto realmente crearía un entorno con mucho potencial, donde todos "tendrían muchos teléfonos del que sabe"
    Creo que está existiendo una revolución con estas teorías y en unos años veremos estas prácticas de una forma común, esperemos que estas ventajas permitan mejorar la competitividad.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Mónica,

    Se habla mucho de organizaciones en red, de equipos extendidos, etc. Pero lo cierto es que los managers en las organizaciones jerárquicas se encuentran ante una decisión difícil: si una organización es en red... no es jerárquica.

    Me explico. Se hace énfasis en que el trabajador tome decisiones, pero siempre "en el ámbito de su trabajo". ¿Y cuál es su ámbito? Pues el dictado por el nivel jerárquico inmediatamente superior. El manager puede encontrar que su rol carecería de sentido si no dispusiera de esa autoridad. Las interpretaciones actuales de carrera o promoción tampoco ayudan.

    Una visión alternativa (aunque debo reconocer que la conozco sólo "por los periódicos") es la de Ricardo Semler. Me gustaría dejarte un par de links:

    http://en.wikipedia.org/wiki/Ricardo_Semler
    http://mitworld.mit.edu/video/308/

    Respecto al último, me gustaría citar unas frases:

    "In Semler’s own firm, there are no five-year business plans (which he views as wishful thinking), but rather “a rolling rationale about numbers.” A project
    takes off only if a critical mass of employees decides to get involved. Staff determine when they need a leader, and then choose their own bosses in a process akin to courtship, says Semler, resulting in a corporate turnover rate of 2% over 25 years."

    Muchas gracias, y saludos,

    Javier Torres

    ResponderEliminar
  5. Hola Javier, Estoy muy de acuerdo contigo. Por eso titulé mi post más allá del trabajo en equipo, como intentando indicar que debemos romper con los convencionalismos y pensar que lo que era bueno hasta hoy quizás debemos empezar a cuestionarlo hoy mismo para que mañana sea diferente.
    Pocas empresas se atreven a dar ese paso de una organización "democrática" que tu mencionas, quizás porque en el fondo quiene más pueden llegar a ver cuestionado su puesto por esa "democracia" son los propios managers y a ninguno nos gustaría "dejar nuestra silla".
    O incluso porque en ocasiones las personas de nuestro equipo ven esa invitación a la participación como un síntoma de debilidad por parte del manager. Por ponerte un ejemplo, en el post "¿es posible lograr el compromiso?" mencionaba que en su día decidí que el equipo tomase la decisión de dar más o menos prioridad a los proyectos que teníamos entre manos. Eso es parte de esa toma de decisiones que no está (a priori) en su ámbito y en incontables ocasiones he oido a personas de mis diversos equipos diciéndome "la decisiones las tomas tu que es parte de tu responsabilidad como manager". Quiero mencionar que NUNCA he cuestionado las decisiones de mi equipo cuando les he invitado a que sean ellos quienes las tomen, al contrario he apoyado esas decisiones como si fuesen mías o incluso más.

    Pero lo que está claro es que constantemente se habla de innovación en muchos ámbitos, pero todavía vemos poca innovación en la gestión y es algo que tiene que llegar y ¡me gustaría estar en el equipo de cabeza!

    ResponderEliminar