sábado, 12 de febrero de 2011

Ocho pasos para liberar tu coach interior

Un período con un coach para temas profesionales suele desencadenar en los coachees (personas que han participado en un proceso de coaching con un profesonal) un interés especial por esta disciplina.

Además, es bastante común ver la importancia que tiene el coaching en todas las facetas de las personas. Si quieres iniciar un proceso de cambio en tu vida, lo harás tanto a nivel profesional como personal.

En mi caso fue así. Al poco de tener un coach vi la potencialidad de esta forma de actuar, tanto con el propio coach como yo misma por mi cuenta, haciendo un proceso similar conmigo misma.

Para ello debes convencerte de los siguientes 8 pasos que te llevarán a facilitar la labor de tu coach interior y tener éxito en ese cambio:
  1. Debes darte cuenta que si tú quieres hacer algún cambio en tu vida, tú eres la persona idónea para crear esa nueva vida que estás dibujándote.
  2. Debes saber que tienes muchos más recursos de los que imaginas para controlar tu vida y recorrer el camino necesario hacia la meta que te planteas.
  3. Tienes que sentirte libre para elegir cómo quieres ir hacia esa meta, porque realmente lo eres. Incluso cuando no eliges lo estás haciendo. ¡Estás escogiendo no elegir!
  4. Debes identificar claramente qué cambio o cambios quieres hacer. Si no te fijas un reto concreto, sino que lo dejas en generalidades, no sabrás qué camino seguir para llegar a tu meta. ¡Escríbelos! Siempre podrás volver a ellos si los has "olvidado".
  5. Debes comprometerte a cumplir el plan de acción que te marques para llegar a la meta. Solo con tu compromiso tendrás garantía de éxito.
  6. Debes elegir el momento en que inicias tu andadura. Por ejemplo, nunca es buen momento para dejar de fumar, pero debes tomar una determinación y elegir el momento en que consideres que tienes menos probabilidad de abandonar. En mi caso, hace muchos años decidí dejar de "morderme las uñas" en período de exámenes de segundo de carrera.
  7. Debes buscar tus fuentes de inspiración, que te ayuden a seguir ese plan de acción en los momentos que tus fuerzas flaqueen. Esa fuente de inspiración puede incluso ser una persona, pero siempre teniendo en cuenta que esos cambios los haces ante todo por ti ya que si quieres ser útil a los demás primero debes serte útil a ti mismo.
  8. Debes reconocer periódicamente tus éxitos en el camino. Este paso es crucial para consolidar los avances y evitar los abandonos.
Tu coach interior te ayudará en esos pasos y pero debes dejar que actúe porque será quien te anime a continuar y te ayude a reconocer esos progresos.

Tu coach interior te debe recordar que anteriormente te has enfrentado a situaciones difíciles, te ayuda a "sacar a la luz" todos tus éxitos anteriores, cómo has ido evolucionando con el tiempo, te recuerda que debes confiar en ti mismo y que de los errores se aprende, etc.

Todos llevamos un coach en nuestro interior, solo hace falta que seamos conscientes de ello y que estemos dispuestos a darle protagonismo en nuestras vidas.

2 comentarios:

  1. Me gusta, claro, conciso y sencillo. Gracias por tu trabajo Mónica.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias a ti. Siempre es agradable pensar que lo que hacemos y compartimos es útil! Un saludo

    ResponderEliminar