miércoles, 2 de febrero de 2011

Liderar desde una perspectiva positiva

En todos las actividades y equipos hay aspectos positivos y negativos. Como líder es necesario poner énfasis en los aspectos positivos, sin obviar los negativos.

Para crear equipo puedes fomentar acciones que motiven, puedes hacer que trabajen en cosas que les atraigan, puedes juntar a personas que conecten, pero los grandes equipos se fraguan en las situaciones difíciles, por lo que será importante enfatizar los aspectos positivos, pero sin olvidar el poder cohesionador de las situaciones incómodas.

Se dice que se aprende de los errores, pero ¿solo de los propios?, y ¿hasta qué punto debemos obviar los errores cometidos (por nosotros o por terceros)?

Como manager y líder de un equipo es importante reforzar los aspectos positivos, los éxitos y allanar el camino eliminando los obstáculos que puedan dificultar el trabajo de los miembros del mismo, pero también hay que compartir algunos aspectos y experiencias negativas, así como dificultades por las que se atraviesa, puesto que son una fuente de riqueza importante y porque tienen un impacto en la gente mucho mayor que los positivos. Sin embargo, antes mencionaba que es nuestra labor eliminar obstáculos, por lo que compartir las situaciones difíciles con el equipo no debe crear estrés innecesario sobre temas en los que tu equipo no puede actuar , por lo que hay que medir cómo se transmiten las experiencias negativas.

En una ocasión, en mi equipo no teníamos financiación suficiente para continuar abordar los proyectos innovadores que queríamos poner en marcha. Como unidad innovadora, debemos arriesgar, puesto que tenemos "licencia" para equivocarnos, pero eso en muchas ocasiones implica que debamos buscarnos nuestro propio presupuesto, o dicho de otro modo debemos "venderle" nuestras propuestas innovadoras a alguien dentro de la empresa para que aporte dinero a nuestra "aventura".

En mi afán de transparencia les comenté la situación (no teníamos presupuesto para todos los proyectos que queríamos lanzar), indicandoles que estábamos trabajando en resolver dicha situación, pero que era comprometida. Teníamos dos opciones, lanzar los proyectos y en paralelo buscar financiación o simplemente congelarlos hasta que la consiguiésemos.

Nos enfocamos en la parte positiva de la situación "difícil" por la que atravesábamos. Teníamos un conjunto de proyectos que queríamos lanzar y por los que consideramos que valía la pena apostar. Así que estuvimos de acuerdo en lanzarlos, porque preferíamos tener resultados, aunque supusiese una situación algo incómoda para nosotros en un futuro muy cercano. Hay que reconocer que ante esa situación los miembros de mi equipo podrían haber elegido una postura cómoda (a corto plazo para el equipo), consistente en pensar que conseguir financiación era solo trabajo mío como manager. Sin embargo la postura que decidieron adoptar fue la de dedicarse a llevar a cabo el proyecto, y a la vez explorar posibilidades de financiación y compartiéndolas con todos por el bien del equipo y de los proyectos. Y construir un argumentario para poder "convencer" a nuestros posibles patrocinadores internos.

Lo que en un momento se podría haber considerado como una situación negativa, se volvió en positiva, puesto que se decidió que había que estar en esos proyectos, a pesar de las posibles dificultades con las que nos podíamos encontrar, o incluso que tuviésemos que parar los proyectos en algún momento (debo mencionar que tenemos un cierto margen de maniobra y que en  muchas ocasiones podemos lanzar proyectos antes de conseguir la financiación interna).

La posible frustración que se podría haber generado en el equipo, se transformó en energía positiva, en una mayor cohesión del equipo y en una búsqueda de soluciones a las dificultades "menores" por las que pasábamos puesto que el gran reto era llevar a buen puerto los proyectos.

Otro ejemplo que puedo mencionar consiste en que cada vez que tenemos un fracaso, hacemos un resumen de qué nos ha llevado a esa situación, qué consideramos que se podría haber hecho de otro modo, etc, para ver qué podemos aprender de la misma. Nuevamente nos enfrentamos al enfoque positivo de una situación que no lo es tanto. Esta práctica habitual tanto con resultados exitosos como no tanto permite que todo el mundo comparta sus experiencias para aprender de los aciertos y los errores de cada uno y mejorar como grupo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario