lunes, 31 de enero de 2011

Cinco beneficios del liderazgo compartido

Desde hace algún tiempo se habla mucho sobre la diferencia entre manager y líder, la necesidad de que los managers sean también los líderes del equipo, el posicionamiento que debe tener un manager, etc. Pero mi pregunta es, ¿por qué el manager tiene que ser el líder único en el equipo? ¿qué beneficios puede aportar compartir el liderazgo?

Algunos de esos beneficios pueden incluir:
  1. Distribuir las tareas y las responsabilidades. De una forma similar a la que comentaba en el post sobre delegar actividades, también es posible distribuir la figura del liderazgo. Si además tú mantienes las riendas de la gestión le quitas ese "peso de encima" a la persona que debe asumir una parte del liderazgo. Si distribuyes el liderazgo a personas con amplios conocimientos o criterio, consigues que su aportación sea reconocida por todo el equipo.
  2. Dar oportunidades de evolución a alguno de los integrantes del equipo. Si consideras que esa persona debe evolucionar en esta línea, empieza asignándole tareas que refuercen su posición de líder, del mismo modo que harías con cualquier otra faceta de evolución de los miembros de tu equipo. Y asegúrate de hacer una labor de coaching con esa persona.
  3. Reconocer la valía de las personas. Obviamente si quieres tener un líder (o varios) que te acompañe en el camino, elegirás a la persona que consideres que o bien tiene mejores capacidades o a la que tiene mejor aptitud para evolucionar por esa línea. Esta es una forma más de reconocer el trabajo, las aptitudes y las actitudes de los miembros de tu equipo. También es una forma de reconocer la valía "técnica" de esa persona, que estará capacitada para liderar los proyectos y aportar todo su conocimiento.
  4. Incrementar la percepción de equipo. Como añades un nuevo referente en la organización (el nuevo líder), se incrementa esa percepción, puesto que ya no se trata de un grupo de personas que tienen que asumir las decisiones de un manager, sino que hay un miembro del equipo que también "tira del carro". Normalmente la persona con mayor conocimiento en el tema que se debe tratar es un buen candidato. Además el hecho de que exista un nuevo líder además del líder-manager incrementa notablemente la sensación de equipo.
  5. Delegar parte de tus funciones de liderazgo. Con ello puedes dedicar tiempo a otras actividades que requieran tu esfuerzo como manager, a tener una visión más global de las actividades, el negocio, la estrategia, etc. o incluso puedes dedicar ese tiempo a tu propia evolución, como también comenté en un post anterior.
Lo importante es pensar que un liderazgo compartido puede sernos de gran ayuda en el equipo para que pueda evolucionar, para valorar la contribución de las personas, para reforzar la cohesión o incluso para delegar una parte de tus funciones que te permitan continuar tu propia evolución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario