jueves, 13 de enero de 2011

10 motivos por los que los equipos no funcionan

¿Qué es un equipo? Dos o más personas que deben trabajar juntas para conseguir alcanzar un objetivo común y que cuentan con la responsabilidad suficiente como equipo para conseguir los resultados que se espera de ellos.

Si tenemos esto en cuenta, podemos pensar en 10 motivos por los que un equipo puede no funcionar:

  1. No dedicar tiempo al inicio del lanzamiento del equipo. Es necesario definir cuál es el propósito del equipo y cómo los miembros del mismo van a trabajar conjuntamente para conseguir dicho propósito. Para ello hay que definir los roles, las responsabilidades, la estrategia de toma de decisiones, la estrategia de comunicación, los recursos necesarios, etc.
  2. Falta de decisión en qué actividades requieren trabajar en equipo. Es necesario tomar decisiones sobre qué actividades se deben llevar a cabo conjuntamente y cuáles se deben trabajar individualmente con el fin de maximizar la efectividad del equipo ya que no todo se debe llevar a cabo conjuntamente ni individualmente.
  3. Falta de responsabilidad colectiva. El éxito de un equipo pasa por que cada uno de los miembros del mismo debe sentir que es responsabilidad suya que el equipo funcione y eso se traduce en que deben ser responsables hacia el propio equipo, hacia los demás, hacia el líder del equipo y hacia el cliente del proyecto. Los equipos deben estar basados en la confianza mutua entre los miembros del equipo, y no en las relaciones de poder que puedan existir.
  4. Falta de recursos para llevar a cabo la tarea asignada. Para poder completar con éxito las tareas que se asignan al equipo es necesario que cuente con los recursos necesarios, tanto de personas, recursos materiales, equipamiento necesario, etc. Sin embargo, muchas veces se nos olvida que uno de los recursos críticos es el tiempo y no sólo el requerido para poder completar la tarea sino que en numerosas ocasiones el equipo requiere de tiempo para adquirir las competencias necesarias para poder llevar a cabo la tarea asignada, como ya comenté en un post anterior [link al post de las cuatro fases], y tiempo para practicar con esas competencias de modo que su aplicación sea lo más efectiva posible.
  5. Falta de liderazgo efectivo y/o compartido. El líder del equipo debe coordinar los recursos para que estén disponibles en el momento en que se necesitan y los esfuerzos vayan en la dirección apropiada para la consecución de los éxitos. Un equipo nunca carece de líder. Aunque en algunos casos no haya un líder formal siempre hay personas que de forma más o menos natural ocupan esos espacios de liderazgo en momentos diferentes en función de las necesidades del equipo.
  6. Falta de mecanismos para conseguir la excelencia del equipo. Los equipos eficientes llevan a cabo las acciones que se deban tomar y no esperan direcciones. Son capaces de buscar ayuda cuando la necesitan, encontrar los mecanismos para superar las barreras y las carencias que tienen y por tanto buscan constantemente cómo mejorar.
  7. Falta de planificación. No hay que crear equipos simplemente porque eso es lo que hay que hacer. Cuando se crea un equipo se debe tener definida una estrategia para que funcionen como equipo. Se debe compartir la información, formar al equipo y dar tiempo para que el equipo cuaje y funcione como conjunto. Simplemente juntar a un grupo de gente no implica que vayan a trabajar en equipo.
  8. Falta de soporte por parte de los niveles de gestión. En algunos casos el manager no ofrece soporte al equipo, simplemente ejerce control sobre el mismo, pero no le da las herramientas adecuadas (recursos) para poder operar.
  9. Incapacidad para gestionar los conflictos. La formación sobre cómo gestionar los conflictos suele ser escasa en las empresas, lo que implica que cuando alguien se tiene que enfrentar a un conflicto puede no saber cómo hacerlo y preferir evitarlo, lo que puede tener peores consecuencias que enfrentarse a él.
  10. Falta de formación sobre las habilidades necesarias para trabajar en equipo. Esta falta de formación puede llevar a que una persona no sepa trabajar en equipo. Dichas habilidades incluyen la comunicación, la toma de decisiones, el establecimiento de prioridades, etc. Para poder trabajar en equipo también es necesario adquirir esas competencias.

2 comentarios:

  1. Excelente resumen Mónica, te felicito.
    Por mi parte el punto con el que mas identifico tu articulo es el número 5 "Falta de Liderazgo efectivo y/o Compartido", esa palabra "Compartido" es importante y decisiva en todos los casos.
    Y solo agregaría que a veces el Líder (sobre todo en los mandos medios) ve minimizada su acción por la Falta de apoyo de la Gerencia Superior.
    Saludos,
    Jesús Grande
    e-mail: jmanuel.grande@gmail.com
    Blog: http://big-jesus.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente Jesús, el verdadero liderazgo es el compartido y también estoy de acuerdo en que eli liderazgo tiene que venir en los dos sentidos, de abajo hacia arriba porque existe ese liderazgo compartido y de arriba hacia abajo para que los niveles superiores de gestión no sólo apoyen a los niveles intermedios sino que les dejen tomar sus propias decisiones y asumir sus propios riesgos. De lo contrario, los mandos intermedios son meros transmisores de las decisiones de los mandos superiores y en eses caso pierden su faceta de "líderes". ¡Gracias por tu comentario!

    ResponderEliminar