viernes, 7 de enero de 2011

El diversigrama y el coaching

Uno de los grandes retos de los procesos de coaching es contar con herramientas adecuadas que den soporte al diálogo necesario en dicho proceso, así como encontrar las preguntas adecuadas y que tengan sentido en cada momento. El diversigrama es una de esas herramientas, tal como se cuenta en el libro "Coaching y Diversidad" de Kaufmann y Cubeiro.

Se trata de una metodología que permite conocer las tendencias en los comportamientos, actitudes y filosofía de actuación de las personas en las organizaciones. No se trata de encasillar a las personas sino de identificar sus características predominantes para poder trabajar sobre ellas.
Para poder conocer esos perfiles, se tiene en cuenta dos elementos, nuestra personalidad (introvertidos, extrovertidos y equivertidos - un intermedio) y nuestro comportamiento (visceral, emocional e intelectual). Con el cruce de estos 3 x 3 elementos tenemos un conjunto de 9 diversitipos, que describo a continuación.

Visceral introvertido
  • Son personas que siempre creen tener la razón, se autoimponen niveles de exigencia muy altos y buscan la perfección, lo que les genera sentimientos de frustración, problemas con sus compañeros y acostumbran a utilizar un tono instructor o corregidor hacia otros. También destaca que son personas muy hábiles para encontrar errores, carencias, lo que no es adecuado y en su lenguaje utilizan términos como "corregir", "castigar", "modificar", "mejorar o "exigir".
  • Con este diversitipo es importante trabajar en mejorar la serenidad y la tolerancia consigo mismo y con los demás y conseguir que disfruten de las pequeñas cosas de la vida.
Visceral extrovertido
  • Son personas con una fuerte confianza en su fortaleza y decisión. Tienen tendencia a exigir mucho a los demás. Les cuesta mantener bajo control sus emociones, pueden llegar a ser agresivas y utilizan un estilo muy directo, lo que hace que las personas a su alrededor se puedan llegar a sentir incómodos con ellos.
  • Deben desarrollar el autocontrol y la responsabilidad propia, puesto que tienden a echar la culpa a los demás. También necesitan aprender a controlar su visceralidad y entender que hay muchas formas de decir las cosas sin hacer daño.
Visceral equivertido
  • Son personas muy receptivas a su ambiente, minimizan su propia presencia y son más reactivos que proactivos. Son muy trabajadores y cumplidores pero les cuesta conectar con sus emociones y con sus propios objetivos. Se sienten satisfechos con lo que poseen y no tienen grandes expectativas.
  • Para ellos es fundamental que no haya conflictos, ni discusiones, ni problemas interpersonales, por lo que deben trabajar en entender que a veces los conflictos son necesarios para resolver los temas abiertos. También necesitan aprender a decir "NO", y deben trabajar la asertividad.
Emocional introvertido
  • Son personas muy susceptibles y críticas, y tienen tendencia a compararse son otros. Buscan demasiadas razones para todo, suelen aferrarse al pasado y a soñar con lo que podían llegar a ser.
  • Deben trabajar en potenciar su valía y capacidad, en aceptarse tal como son y no compararse con los demás, a aceptar sus estados de ánimo positivos, y a apreciar las pequeñas cosas y lo cotidiano. También deben trabajar en su propio desarrollo y dejar de soñar para ponerse manos a la obra, poniendo en marcha sus proyectos.
Emocional extrovertido
  • Son personas que irradian bondad y humildad pero que tienen un sentimiento de superioridad profundo latente (e inconsciente) que puede llegar a manifestar, pero que ellos no alcanzan a ver puesto que ayudan a todos en todo momento. Tienen comportamientos socialmente bien vistos (ayudan a todo el mundo, muchas veces negándose a sí mismos) y sienten gran orgullo de ser como son. Su sentimiento de superioridad se encuentra precisamente en ese punto, ellos pueden ayudar a todo el mundo, pero nadie puede ayudarles a ellos.
  • Para evolucionar deben centrarse en ellos mismos, en sus propias necesidades y deben trabajar la asertividad. También deben ser conscientes de las expectativas que van generando en los demás que no siempre pueden cumplir, por tanto este grupo también debe aprender a decir "NO".
Emocional equivertido
  • Son personas que se definen a sí mismos como estresados, tienen muchísimas actividades entre manos. En condiciones extremas compiten todavía más duro. No se permiten descansar o disfrutar del ocio puesto que tienen una gran obsesión por la eficacia y la gestión del tiempo, por lo que les cuesta mucho desconectar y estar tranquilos.
  • Tienen que trabajar en mentalizarse que su valía como personas no solo depende de su valía como profesionales, puesto que tienden a identificarse personalmente con su trabajo. También deben entender que es necesario descansar y relajarse. Como una vez leí en un libro, a veces es necesario dejar de cortar para poder afilar el cuchillo.
Intelectual introvertido
  • Tienen tendencia al aislamiento, no tienen necesidad ni interés por la afiliación, prefieren estar solos y les supone un gran esfuerzo trabajar en equipo. Les cuesta pedir ayuda o cualquier cosa que necesiten. Tienden a acumular información, analizarla, sintetizarla, reflexionar sobre ella, etc.
  • Deben trabajar para romper ese aislamiento, así como conectar emocionalmente consigo mismos y con el resto del mundo. También deben trabajar en pasar a la acción con toda esa información que han acumulado.
Intelectual extrovertido
  • Son personas con tendencia a pensar siempre en positivo, son alegres, soñadoras y entusiastas y acostumbran a llenar su interior con ideas y experiencias gratificantes, para lo que buscan constantemente la novedad para tener una vida intensa y excitante. Del mismo modo suelen evitar las situaciones que les aburren.
  • Deben trabajar en llevar a la práctica sus planes, con planificaciones realistas, objetivas, claras y organizadas. También deberían identificar por qué necesitan tantos estímulos externos y pasar a vivir el presente.
Intelectual equivertido
  • Tienen una dualidad entre el miedo y la valentía y sienten una especial debilidad por anticipar problemas futuros. Buscan todo tipo de directrices y luchan entre su deseo de protección o apoyo y el de autosuficiencia.
  • Se les puede achacar que prolongan mucho la toma de decisiones. Deben trabajar en ganar seguridad y confianza en sí mismos, así como en aprender a relajar su mente. También deben esforzarse en cambiar su actitud frente a la anticipación de problemas y acontecimientos futuros, y conseguir que vivan el presente.

Como decía al inicio del post, no se trata de "encasillar" a las personas, sino que el coach logre identificar su perfil predominante y el coachee lo acepte para poder trabajar en la evolución dentro del marco de trabajo conjunto coach-coachee basado en la confianza y en el interés en evolucionar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario